1957 Emilio Romero atiende a los periodistas después de proclamarse ganador del Premio Planeta con la obra La paz empieza nunca.